Una de las cosas que más me gusta decir de mí misma es que soy maestra, maestra con vocación y desde el corazón. Tras veintitrés años con niños de infantil y primaria, disfrutando de una de los oficios más bellos del mundo…  dejo el aula e inicio este nuevo proyecto “Emocionando”. Siento la necesidad de transmitir y compartir las experiencias vividas durante todo este tiempo, así como de seguir haciendo camino, con todos los educadores/as apasionados/as (profesores/as, monitores/as de tiempo libre, madres, padres, abuelos/as…) en el Arte de Educar desde la Emoción.

He de confesar que siento una llamada especial a dedicar una buena dosis de energía y entusiasmo en este proyecto, a la creación de espacios y tiempos de reflexión abiertos a jóvenes universitarios, maestros del mañana, para poder acompañarlos y ayudarles en su crecimiento personal y en el desarrollo de las competencias necesarias para educar emocionalmente a sus futuros alumnos.

Desde bien pequeña he sentido y siento la necesidad de escuchar al otro, de adentrarme en su interior sacando su mejor versión, en una palabra, hacer “camino “con él. Diría que es una de mis pasiones. Realmente me siento afortunada de haber podido vivir esta pasión en mi trabajo en el colegio durante todos estos años y de convertirla ahora en el objetivo fundamental de este proyecto.

Me defino como persona que está siempre aprendiendo y con ganas de seguir conociendo más y más en este “Arte de Acompañar”. Además de ser maestra en educación infantil, primaria y educación especial, me he formado como coach educativa, experta en inteligencia emocional y en el uso de técnicas regulación emocional especializándome en EFT (tapping). Me entusiasma el poder seguir acompañando procesos de crecimiento y desarrollo personal de niños, adolescentes y educadores.

Cierro ahora mis ojos y me dejo llevar… Sí, sueño a lo grande, ¿por qué no decirlo? Sueño que este proyecto que ve ahora la luz, formado por un pequeño-GRAN equipo de personas, podamos contagiar el verdadero espíritu de EMOCIONANDO y buscar entre todos modos y maneras imaginativas de crear climas emocionales positivos en nuestros colegios, en nuestras familias, en definitiva, en nuestra vida.